Skip to main content.
Menu

Los inmigrantes indocumentados esperan una nueva opción de cobertura médica en California

Una serie especial a cargo del Reporting on Health Collaborative

About This Series

Este proyecto es el resultado del Center for Health Journalism Collaborative (Informe en Colaboración sobre la Salud), en el que participan Mundo Hispánico en Atlanta, New America Media en California y Nueva York, Radio Bilingüe en Fresno, WESA Pittsburgh (afiliada de NPR) Univisión Los Ángeles (KMEX 34); Univisión Arizona (KTVW 33) y CenterforHealthJournalism.org. Este proyecto en colaboración es una iniciativa de Iso.in.ua Health Journalism Fellowships de la Facultad Annenberg de Comunicación y Periodismo de la University of Southern California.

Imelda Plascencia is one of the authors of the report “Undocumented and Uninsured,” a report by the UCLA Labor Center. (Courtesy photo)
Imelda Plascencia is one of the authors of the report “Undocumented and Uninsured,” a report by the UCLA Labor Center. (Courtesy photo)

En el apartamento que renta en Los Ángeles, Juana, de 65 años, abrió un pequeño estuche para mostrar lo que usa para cuidarse la diabetes.

“Esa es la insulina. Éste es el estuche o el “kit” que le llaman. Ésta es la máquina para medir el azúcar…”, dijo.

Hace 10 años, Juana asistió por curiosidad a una feria de salud.

 “No me sentía mal, recuerdo que es la primera vez que asistía a un lugar de esos. Y yo no fui a la feria, yo fui a andar allí por la calle”, recordó.

Allí, en la feria, le dijeron a Juana que tenía diabetes. Fue totalmente inesperado.

“Casi me muero allí  de la pura pena”, dijo. “Me pasé llorando un buen rato”.

Juana no tiene documentos migratorios, por lo que no quiso identificarse con su nombre completo. Por su situación migratoria, sus opciones para recibir atención médica son limitadas. No califica para el seguro médico público, como Medicaid (o Medi-Cal en California), ni puede solicitar seguro médico a través del nuevo intercambio establecido por la Ley de Atención Médica Costeable.

Como muchos inmigrantes indocumentados, Juana recibe atención médica para controlar su enfermedad en una clínica comunitaria. Las consultas son gratuitas, o de muy bajo costo, pero aún así su situación es precaria. Juana sólo gana 4,500 dólares al año, limpiando casas. Tiene que gastar casi mil dólares al año en los medicamentos que no cubre la clínica.

 “Por ejemplo, si yo necesito gotas para los ojos, o un talco especial para los pies para los diabéticos, lo tengo que pagar”, dijo. “Y esos productos no son baratos”.

Cansada por el peso de la edad, y con un deterioro progresivo de su cuerpo debido a la diabetes, Juana está pendiente de las noticias, desde que supo que hay una propuesta de ley en California para brindar seguro médico a las personas que, como ella, no tienen documentos. Piensa que sería muy beneficioso tener un seguro.

“Cuando los californianos indocumentados buscan atención, los tipos de opciones son opciones de ‘curita’”, dijo Imelda Plascencia.

Plascencia es una de las principales autoras de “Sin documentos y sin seguro",  del Centro Laboral de UCLA sobre la situación médica de los jóvenes indocumentados. La investigación mostró que  tres de cada cuatro de estos jóvenes necesitan atenderse con un médico, pero la mayoría  no cuenta con seguro de salud.

“El 74 por ciento de la juventud inmigrante ha recibido algún tipo de cuidado ‘curita’ como clínicas comunitarias o hospitales públicos, que ofrecen un remedio temporal o rápido, pero no reconocen las necesidades de salud preventiva o a largo plazo”, dijo Plascencia.

El estudio de UCLA y otros estudios recientes, (PDF), recomiendan expandir la cobertura médica para los indocumentados. Algunas de las propuestas incluyen establecer un seguro  binacional que podría cubrir la atención preventiva en Estados Unidos, y los servicios más costosos como intervenciones quirúrgicas en México; o bien, aumentar el financiamiento a instituciones que ofrezcan servicios gratuitos o a bajo costo.

Hace unos meses, el senador estatal Ricardo Lara, propuso la  iniciativa de ley "Seguro médico para todos" para ofrecer seguro médico a la población indocumentada.

Lara lo explica así: “Sería un programa similar al Obamacare, en el cual los inmigrantes que puedan pagar por un seguro médico lo puedan hacer y los que no puedan que sean cubiertos por Medi-Cal”.

Lara afirmó en el programa nacional Línea Abierta, de Radio Bilingüe, que la comunidad inmigrante indocumentada aporta 2,700 millones de dólares a la economía del estado, casi dos veces lo que estima que gastan las salas de emergencia en atenderlos. No está claro aún de dónde saldrían los fondos adicionales para financiar un programa de seguro médico para los indocumentados como el que propone el senador. Lara dice que está analizando varias alternativas.

 “Si cobráramos un impuesto a las remesas que se van a otros países, (esa sería una opción)”, dijo. “Otra estrategia que estamos viendo es si ponemos una tarifa a las licencias de conducir”.

La propuesta de Lara generó  apoyo inmediato entre los que proporcionan atención médica a los indocumentados, como Mario Chávez, director de relaciones comunitarias de la red de clínicas Saint John's Well Child & Family Center.  La mayoría de los más de 65 mil pacientes que atienden estas clínicas por año son latinos; y la mayoría de ellos no tiene documentos.

 “Nosotros estamos 100 % con lo que está proponiendo el senador Lara”, dijo Chávez.

Los Ángeles es uno de los pocos condados en California que ofrece un programa que cubre servicios preventivos, hospitalización, farmacia y laboratorio a pacientes de bajos ingresos, que no califican para Medi-Cal. Mediante el  programa Healthy Way L.A. Unmatched, el condado otorga 54 millones de dólares al año a las más de 200 clínicas comunitarias y centros de salud del condado para cubrir a los pacientes indocumentados. Pero Chávez dice que no es suficiente para cubrir la demanda de St. John’s.

 “Le toca a St. John’s 800 mil dólares y eso cubre, de nuestras 35 mil visitas, sólo 8500 visitas”, dijo Chávez.

Aún más preocupante, dice Chávez, es que en los últimos años en la Saint John’s, se ha registrado un aumento de pacientes indocumentados con enfermedades crónicas.

 “Para nosotros es muy crítico que no solo continúen los 54 millones de dólares, sino que crezca la cantidad de dinero que van a invertir en las comunidades inmigrantes”, dijo Chávez. “Porque luego le viene la crisis misma al condado, porque al fin del día, persona que no tiene seguro médico, ¿adónde va? En vez de venir a nuestra clínica, van a llegar a la sala de emergencia”.

Healthy Way L.A. Unmatched sirve a poco más de 100 mil indocumentados en la ciudad.  Esto representa una mínima parte de los indocumentados sin seguro, estima Edward Chávez, de la coalición de organizaciones comunitarias, religiosas y sindicales, One L.A.

“Ahorita hay un millón de personas en el condado de Los Ángeles que se quedan afuera de la cobertura médica”, dijo Edward Chávez.

Chávez dice que en los próximos meses, One L.A. presionará al condado de Los Ángeles para que aumente los recursos para la salud de los indocumentados, y además pedirá a la legislatura de California que apruebe la iniciativa de ley de Lara, "Seguro médico para todos".

“Nosotros creemos que tener seguridad medica es un derecho no un privilegio”, dijo Edward Chávez.

A esta iniciativa de ley también Juana la ve con esperanza.

 “Ojala, por la humanidad, que lo den”, dijo.

Topics in this Series

  • Seguro de Salud y Los Indocumentados
  • Salud de los Refugiados
  • Detención de inmigrantes
  • La Separación Familiar
www.chemtest.com.ua/bani_vodaynie

www.pillsbank.org

У нашей компании авторитетный сайт , он описывает в статьях про http://progressive.com.kz.