Skip to main content.
Menu

A Tiny Living Room Health Insurance Enrollment Center: A Model to Replicate?

Seguro de Salud y Los Indocumentados

Un domingo por la mañana, en la pequeña sala de la modesta casa de Ana Laura Villagrana, dos jóvenes veintiañeros consultaban a  un par de asistentes certificados de Covered California. Otras  personas sentadas esperaban su turno. Mientras  tanto, Villagrana  animaba por teléfono a los que aún no habían llegado.

“Aquí la vemos en un ratito,” dijo Villagrana por teléfono.

Villagrana tiene 34 años  y trabaja en una biblioteca de leyes. Preocupada porque  en pocas semanas, el 31 de marzo, se vence el plazo para inscribirse en el seguro médico de la Ley de la Atención Médica Costeable, tomó la iniciativa, pidió ayuda de un par de asistentes certificados de inscripción y organizó esta feria de salud para su familia y vecinos.  La familia de Villagrana es de bajos recursos, y  la mayoría nunca ha tenido seguro médico.

“Yo le dije a mi familia, este evento va a ser gratis, no tienen excusa. Ya hemos hecho el pre screening, ya tenemos ocho formularios llenos, están en el sistema solamente para que vengan y les expliquen para que califican y ellos decidan,” explicó.

Organizaciones de caridad y empresas como Blue Shield han intentado enfoques similares para fomentar la matrícula en programas de seguro en los barrios de bajos ingresos. Pero, hasta el momento, todavía no han sido capaces de aumentar considerablemente el número de latinos que se están inscribiendo para seguros.

La Ley de la Atención Médica Costeable creó dos nuevas oportunidades en California para las familias de bajos ingresos para encontrar un seguro de salud.

El Estado creó Covered Californa, un mercado de intercambios de salud que ofrece una amplia variedad de planes de seguro de las compañías privadas, incluyendo a muchos a menores costos. La fecha límite para inscribirse en un plan de Covered California es el 31 de marzo. El estado también empezó a ofrecer Medi-Cal, que es financiado por los dólares federales de Medicaid, a más personas, y la inscripción para Medi-Cal está en curso.

En la casa de Ana Laura, el primero en terminar la consulta fue Agustín Martínez de 29 años, primo de Ana. Agustin no sabía pero se enteró aquí que califica para la Acción Diferida de la Deportación (DACA),  el plan de Obama que beneficia a jóvenes indocumentados que crecieron en Estados Unidos.  Estos jóvenes no califican para los seguros ofrecidos bajo Covered California, pero en California sí califican para Medi-Cal.

Martínez se sorprendió de que Medi-Cal era una opción para él.

“Ya casi logré todo, sólo me faltó un papel sobre mis ingresos y se lo voy a mandar por un correo y en unos días me va a resolver,” dijo.

Hace un año y medio que Martínez no visita a un médico. Si queda asegurado,  ya sabe lo primero que va a hacer.

“Iré al doctor a que me hagan un “physical”,  a checar que todo esté bien porque uno nunca sabe”, dijo Martínez.

La iniciativa de Ana Laura, aunque sea a pequeña escala, es novedosa, precisamente porque tan pocos latinos en California se han inscrito en Covered California. De octubre a diciembre, sólo el 18 por ciento de los que se inscribieron se identificaron como latinos, un número que subió a un 28 por ciento en febrero, según  funcionarios de Covered California.

Aún, así, los latinos no están aprovechando el mercado de seguros como se esperaba. Se estima que son cerca de la mitad de los desasegurados en California. Villagrana dice que convencer a sus familiares y vecinos a inscribirse fue difícil también para ella.

“Me atrevo a decir que es algo cultural,” dijo Villagrana. “De niña me acuerdo que si me enfermaba eran siempre remedios caseros primero y el doctor era secundario, y era solamente si había urgencias”.

Algunas de las críticas que ha recibido la agencia Covered California es que no ha hecho suficiente por hacer o personal con los latinos para inscribirlos. Santiago Lucero, vocero de Covered California, dijo que saben que el o de cara a cara es importante.

“Creemos que la comunidad latina siempre ha preferido, desde un principio lo sabíamos, inscribirse en persona en su comunidad, en vez de ir al Internet o llamar por teléfono”, dijo.

Lucero destacó que en los últimos fines de semana del mes, la agencia redoblará los esfuerzos por buscar a los latinos en las afueras de los supermercados, en las bibliotecas y en las escuelas.  Pero también reconoció que son importantes esfuerzos ciudadanos como los de Villagrana porque todavía es alto el número de latinos elegibles sin seguro médico.

“Yo me saco el sombrero con Ana Laura, pero sí quiero advertir que está bien que les ayuden pero esa ayuda tiene que ser gratuita”, dijo Lucero.

A través de su pequeña feria de salud, Villagrana logró que cinco de sus familiares  y  algunos vecinos iniciaran el proceso de inscripción. Antes de venir, su primo Laurentino Doval, de 24 años, había decidido mejor pagar la multa, pero en la sala de Villagrana, cambio de idea.

“Vine por el apoyo de la familia,” dijo Doval. “Mi prima que hizo esto por nosotros en su casa”.

Rosario Vigil, quien conduce un programa de radio sobre la salud en Los Ángeles, considera que la idea de traer a los consejeros de Covered California al barrio, o a las casas, como lo hizo Villagrana, es una idea excelente.

“La gente tiene desconfianza, quiere ver la cara de las personas a las que  le va a dar una información tan sensible como es: el seguro social, cuáles son tus ingresos,  cuantos dependientes tienes. Cuando tienes al consejero frente a frente, es una dinámica diferente, se siente más en confianza y tienes derecho a preguntar  sobre todo cuando  es en tu idioma y te sobre todo lo recomienda una persona en la que tienes confianza”, dijo Vigil.

Vigil ha comprobado esto en su programa de radio con los radioescuchas, que dice que le han dicho que no se animan a inscribir por internet o por teléfono.

“Si este acercamiento  de Obamacare  en el Barrio se hubiera hecho desde el principio,  tendríamos otros números,” consideró Vigil. “Pero aún estamos a tiempo. Si podemos replicar este mismo modelo en el tiempo que nos queda, aún se pueden inscribir a muchas personas latinas”.

La pasión de Ana Laura por la seguridad médica es porque su familia tiene historia  de padecer cálculos en la vejiga y los riñones. Hace 8 años, Ana Laura terminó en un hospital por fuertes dolores en la vesícula, pero solo le controlaron el dolor. Buscó comprar seguro pero le fue imposible.

“Fui a Medi-Cal y no califiqué porque no tenía hijos. Solicité Kaiser y me rechazaron porque tenía historia de problemas médicos, el último fue un HMO, Blue Shield, y lo mismo”, dijo.

Villagrana duró 4 años soportando el dolor. Por fin consiguió un trabajo que le ofrecía seguro médico. Y mediante una intervención quirúrgica superó su problema. Por eso,  no tiene dudas de la importancia de estar asegurada y busca que su familia y su barrio no se queden atrás.

“Es otra forma de vida cuando vives sin dolor”, dijo.

steroid-pharm.com/sust-300.html

У нашей фирмы популярный веб сайт со статьями про Купить Левитра софт https://pharmacy24.com.ua/levitra-vardenafil/levitra-20-mg/levitra-soft-zhewitra-soft
купить виагру через интернет